templo-mayor

Foto: Universes in Universe

Ciudad de México.- Durante las excavaciones del Proyecto Templo Mayor que se realizan actualmente en lo que fue el recinto sagrado de la antigua Tenochtitlán sigue dando sorpresas.

Una de las últimas exploraciones dieron con el hallazgo de una ofrenda que contienen restos de fauna marina, un disco de oro y el esqueleto de un lobo, gracias al trabajo del equipo del arqueólogo Leonardo López Luján.

De acuerdo con el arqueólogo, se encuentran en la recuperación de esta ofrenda que tiene problemas de conservación debido a que fue dañada por un drenaje construido durante la época porfiriana.

“Lo que está más protegido es el esqueleto de ese lobo o loba”, comentó este jueves el investigador después del recorrido por la exposición Nuestra sangre.

Conformada por 28 piezas representativas de la cultura mexica, la muestra revela resultados que se realizaron en torno al cromatismo en el arte mexica.

“Lo que estamos encontrando es que no sólo las esculturas en rocas volcánicas estaban pintadas, sino también las de otros materiales, como los pedernales, la cerámica, y el hueso humano”, indicó el arqueólogo.

Visita El Independiente Noticias Facebook.

Deja tu comentario

  • (not be published)