Las condiciones climatológicas mantienen la situación en fase crítica.

Los incendios forestales registrados en España y Portugal ya han cobrado la vida de al menos 31 personas y han dejado decenas de heridos, además de un número indeterminado de desaparecidos.

Autoridades de ambos países señalaron que las condiciones climatológicas, en especial los fuertes vientos del huracán “Ophelia”, fortalecieron los siniestros, pero investigadores tienen la teoría que hayan sido provocados.

27 de las víctimas se registraron en Portugal, en partes boscosas del centro y norte del país.

Autoridades portuguesas dijeron que la situación aún es crítica debido a las temperaturas anormalmente altas para la temporada.

Deja tu comentario

  • (not be published)