El día de ayer el cirujano chino Ren Xiaoping rechazó ante medios que el primer transplante de cabeza, intervención que realizará con su colega italiano Sergio Canavero, le plantee dilemas éticos, debido a que ellos “son médicos, no filósofos”.

“Este trasplante abrirá debates en los medios, pero lo que queremos es desarrollar el modelo de operación para contribuir a que esta tecnología avance”, detalló en Harbin, la ciudad del noreste de China donde se está preparando la operación.

El primer candidato, quien fue descartado por su precario estado de salud, era el ruso Valeri Spiridónov y sufre de atrofia muscular espinal que le impide moverse, por lo que deseaba que su cabeza fuera trasplantada a un cuerpo nuevo.

Canavero dijo la semana pasada que este primer trasplante de cabeza se realizaría en China ante las dudas que en Europa o Estados Unidos plantean su puesta en práctica, aunque aún no hay una fecha exacta para la cirugía.

Por otro lado, el doctor Xiaoping, de la Universidad Médica de Harbin, afirmó que han practicado este tipo de operación con perros y cadáveres humanos y comentó que la semana pasada realizó una que duró 18 horas.

El trasplante costará 100 millones de dólares, involucrará a decenas de especialistas y duraría 24 horas.

En la operación, receptor y donante estarían sentados para facilitar la cirugía, y cabe resaltar que el primero será enfriado en un estado de hipotermia profunda para proteger su vida.

Deja tu comentario

  • (not be published)