Algunos de los propósitos que se repiten cada año y que se quedan sin cumplir como bajar de peso, ahorrar dinero o viajar, se debe a que no son metas bien establecidas o planeadas, asevera la firma Principal, que propone cambiar la estrategia de acción.

De acuerdo con una investigación de la Universidad de Scranton, Pensilvania, un 92 por ciento de las personas que se proponen metas en año nuevo fracasan en el intento, ya que son planteadas de una manera muy vaga, sin tiempos definidos ni un método para lograrlo.

La firma antes mencionada ha recomendado cambiar de estrategia y dejar de hacer los propósitos como tal y en su lugar fijar objetivos a través de métodos más eficientes, como los que se conocen como objetivos Smart.

Explicó que Smart es un acrónimo en inglés que trata de diseñar objetivos que cumplan con las características: specific (específicos), measurable (medibles), assignable (asignables), realistic (realistas) y time related (Tiempo).

“Definirlos de forma muy concreta, clara y acotada. Que no quede duda acerca de qué exactamente queremos lograr”, explicó Principal, además deben ser medibles, porque es la única manera de saber su avance.

Deja tu comentario

  • (not be published)