De acuerdo con cifras de la Procuraduría General de la República, señalan que del 1 de septiembre de 2016 al 1 de septiembre de 2017 sólo una cantidad de ocho personas fueron procesadas penalmente por el tráfico ilegal de armas, el cual es considerado un delito que no se castiga en México.

Durante el mismo periodo, el Ministerio Público de la Federación obtuvo sólo tres sentencias condenatorias por ingresar armas de fuego de manera ilegal, según la PGR.

Esto a pesar de que según una investigación de la Universidad de San Diego, cada año entran a territorio mexicano alrededor de 253 mil armas de forma ilegal, en su mayoría por la frontera con Estados Unidos.

“Es una cantidad menor (de procesados), es marginal, queda claro que el trabajo de inteligencia y luego el seguimiento procesal queda a deber en esta y otras esferas”, dijo en entrevista Carlos Mendoza, académico de la UNAM.

Además, Mendoza advirtió que, sin un verdadero trabajo de investigación que se complemente con acciones en la frontera, incluso a través de operaciones encubiertas, será imposible identificar y desmantelar las redes de tráfico de armas.

Deja tu comentario

  • (not be published)