El profesor de Ciencias del Comportamiento, Nicholas Epley, explicó que el comunicarse con animales o plantas es un comportamiento de tendencia natural de lo que hace a los humanos inteligentes en este planeta.

“El reconocer la mente de otro ser humano involucra los mismos procesos que reconocer la mente en otros animales, un dios o un aparato. Es una reflejo de la gran habilidad de nuestro cerebro en lugar de un síntoma de estupidez”, concluyó el investigador en una entrevista con la revista Quartz.

Deja tu comentario

  • (not be published)