Este viernes, la expresidenta surcoreana Park Geun-hye, fue declarada culpable de varios cargos como corrupción, abuso de poder y coerción, por lo que tendrá que pasar 24 años de cárcel y pagar una multa de 16.8 millones de dólares.

Según la agencia surcoreana Yonhap, el Tribunal del Distrito Central de Seúl acusó a la surcoreana de 16 cargos de corrupción, incluidos soborno, abuso de poder y filtración de secretos estatales.

“La acusada abusó de la autoridad presidencial delegada del pueblo de este país y esto dio como resultado un gran caos en términos de orden público y gestión estatal”, dijo el juez Kim Se-yun en el juicio televisado.

Cabe recordar que Park, de 66 años, fue la primera mujer presidenta de Corea del Sur, quien asumió el poder a principios de 2013, además se convirtió en el primer jefe de Estado del país en ser destituido y el tercero en ser acusado de corrupción.

Deja tu comentario

  • (not be published)